Imaginemos el paisaje nevado de Skjolden, Noruega, a principios de diciembre. Ahora imaginemos a un ermitaño recibiendo en su cabaña