La historia ocurre en 1992. Korin llega tambaleándose a un bar y comienza a hablarle a un hombre que fuma silencioso frente a la barra. El hombre del cigarro no se inmuta ante la presencia de Korin, que empieza un soliloquio etílico sobre la disolución del mundo y el fin aparente de los tiempos. Las únicas otras personas que se encuentran en el lugar son un par de ancianos indigentes, que, más adelante en la historia, en un frenesí inhumano de inercia sexual empiezan a revolcarse entre bolsas de plástico llenas de cosas inútiles. ..