La ciudad que resulta de estas exploraciones es un santuario misterioso, que puede recorrerse con la misma sensibilidad con que se visitaría el espectáculo de las cruces celtas enmohecidas en Glendalough o el testimonio del horror que es Oradour-sur-Glane.