El espejo del mito

Acompáñame en este pequeño viaje mítico. El recorrido seguirá la forma de analema, lemniscata, o, para que me entiendas mejor, el símbolo ese que aparece tatuado en la piel de tantas y tantas personas, el infinito: empezaremos por el final y terminaremos por el principio. También habrá héroes, espejos y un momento de iluminación. Mircea Eliade concluye Mito y realidad con la idea de que los humanos llevamos el pensamiento mítico inscrito en nuestro ser: “Ciertos comportamientos míticos perduran aún ante nuestros ojos. No se trata de supervivencias de una mentalidad arcaica, sino que ciertos aspectos y funciones del pensamiento mítico son constitutivos del ser humano.”