En las páginas introductorias a La guerra no tiene rostro de mujer, Svetlana Alexiévich se autonombra historiadora de muchas cosas: de las mujeres, de los sentimientos, del alma y le faltó decir, agregaría yo, historiadora de los animales que participaron (involuntariamente) en la guerra.