Expectativas del empleo para 2020

Con el trabajo se construyen las naciones y los economistas lo han señalado desde hace siglos; no podemos comprender nuestra época sin estudiarlo.

Empecemos reconociendo que en México el empleo ha estado muy ligado a la política. Desde los 80s, la federación generó programas nacionales para mantener los salarios bajos y la “paz laboral” a toda costa, con el fin de atraer inversión extranjera. Clave en este proceso fueron los sindicatos corporativistas y la política de liberalización. En años más recientes, observamos que esto no se ha revertido ni con la productividad generada por el desarrollo tecnológico. En teoría, si una compañía es más productiva el empleado puede obtener mayores ingresos, pero no ha sucedido. Paul Krugman, Premio Nobel de Economía, argumenta que ello se debe fundamentalmente a la pérdida en la capacidad de negociación colectiva de los trabajadores.

En este número te explicamos lo mínimo necesario que debes saber sobre el empleo de cara a 2020. El panorama no es alentador. En una economía en recesión como la nuestra es difícil generar más de empleos y aumentar los salarios. Ya veremos.

Sebastião Salgado — Cuba, cane cutter. Fuente: https://publicdelivery.org/sebastiao-salgado-workers/

Los puntos clave del tema

Antes entrar de lleno, te recomendamos lo siguiente:

  1. No alarmarse con cifras mensuales de desempleo altas; las que importan son las tendencias de largo plazo.
  2. No explicar el desempleo solo por la oferta y la demanda. El empleo no es un simple commodity, intercambiable sin más. Tratamos con personas y donde hay personas, hay conflicto y política.

Con esto en mente, ¿qué esperar en México para 2020? Hay que considerar que cada uno de estos efectos se verá agravado por el efecto del COVID-19. En las estimaciones numéricas podríamos estar pecando de optimistas.

  • Mayor tasa de desempleo. Según el informe más reciente de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) –y en línea con una serie de hallazgos económicos que vinculan crecimiento y empleo– para los próximos dos años habría 2.3 millones de personas desempleadas, un incremento del 0.7% en la tasa de desempleo.
  • Continuidad de pobreza por ingresos. Hasta noviembre del año pasado, el 19% de la población con un empleo formal permanece en condición de pobreza. La disminución de la pobreza “está estancada”, y en gran medida tiene que ver con el mercado laboral en el que se pagan bajos salarios y se utilizan contratos temporales para trabajos (El Economista)
  • Estancamiento en generación de empleos formales. Para todo el 2020 la generación estimada era de 400,000 plazas antes de la pandemia, y la tendencia de generación de empleos ha disminuido de forma pronunciada.
  • Por último, el salario alcanzará cada vez menos. De 1987 a 2016, la pérdida acumulada del poder adquisitivo del salario mínimo fue de casi el ochenta por ciento. La tendencia no ha cambiado y es muy pronto para saber si el aumento en el salario mínimo podrá revertirla.

¿Nos desalentamos? Algo. Aunque algunos analistas notan un incremento en el salario de los grupos más vulnerables — en el último trimestre del 2019 el 20% de la población más pobre tuvo un incremento real de sus ingresos de 18.3% debido a las transferencias directas del gobierno y del aumento al salario mínimo — los indicadores dan un mal pronóstico general. Además estamos rezagados en los salarios comparándonos con países similares al nuestro, como se ve en la Gráfica 1.

Gráfica 1. Salarios promedio mensual por país en dólares PPP de 2011.

Elaborado por: Luis F. Munguía Corella (2019) en Productividad, Salarios y Trabajo Digno en México.

Baja

La tendencia en nuestra entidad es similar. Dos hechos lo muestran:

  • 2019 fue el año con menor generación de empleo formal desde el 2013. Se sumaron únicamente 12,451 nuevos empleos de los 34,000 necesarios para incorporar a la población económicamente activa. ¿Qué sugieren los datos? Que hay miles de jóvenes en condiciones adversas para generar un patrimonio propio. La razón principal fue el bajo crecimiento económico de nuestra región.
  • Específicamente en Tijuana, los empleos de la industria maquiladora representan más del 31% del total de empleos y su nivel de producción representa más del 10% del Producto Interno Bruto de todo el estado (Gastélum, 2020). Desde 2010 los salarios están estancados, como se ve en la Gráfica 2.

Gráfica 2. Salarios reales de puestos de obreros en la industria maquiladora de Tijuana de enero de 2010 julio de 2018.

Elaborado por: Omar Gastélum Jacobo (2020) en “Factores que determinan el déficit de la mano de obra directa en la industria maquiladora de Tijuana”. Elaboración propia con datos de Encuesta Mensual IMMEX de INEGI y los índices de precios al consumidor de la ciudad de Tijuana.

Más que el mínimo…

Cerramos con algunas consideraciones igual de importantes:

  1. La falta de crecimiento económico incapacita a los países para reducir la pobreza. En México estamos en recesión, lo que podría aumentarla.
  2. La sub-ocupación de la fuerza de trabajo (cuando las personas trabajan menos de lo que desean) suele impactar más que el desempleo, sobre todo respecto a los jóvenes. ¿Qué significa? Menor producción y crecimiento, que a su vez genera menos opciones de empleo. Es un círculo vicioso.
  3. El empleo no crece igual para todos; los menos beneficiados suelen ser los habitantes de zonas rurales, jóvenes y mujeres.
  4. La calidad del trabajo no ha mejorado significativamente en los últimos veinte años. Por “calidad”, la OIT entiende: mejores salarios y capacidades para ejecutar ciertos derechos (protección social, seguridad, etc.). Falta mucho por hacer.

Muchas gracias por leernos. Gran semana.

Autor

  • Licenciado en Ciencia Política (ITAM) y Director Editorial de Mínimo Necesario. “Sólo tu corazón caliente, /Y nada más. / Mi paraíso, un campo / Sin ruiseñor / Ni liras, / Con un río discreto / Y una fuentecilla.” — Federico García Lorca.

Comparte

Debes ser identificado introducir un comentario.